Una Cosa

one thing

En la película “Cowboys de Ciudad”, el personaje de Billy Crystal, Mitch, está sufriendo una crisis de mediana edad. Está cuestionando su propósito. ¿Realmente ha obtenido lo que es importante? Mitch decide, con un poco de presión de sus amigos, que ir a un rancho de vacaciones con ellos puede darle perspectiva, o al menos una emoción pasajera. Al llegar, le presentan al personaje de Jack Palance, Curly, un tipo endurecido, jefe del camino y que lidera el arreo de ganado.

A medida que la película avanza, la diversión y travesuras continuan, pero Mitch a menudo reflexiona sobre su pregunta más importante. ¿Su vida vale la pena? Esto nos lleva a la famosa conversación entre Mitch y Curly:

Curly: ¿Sabes cuál es el secreto de la vida? [Levantando un dedo]

Curly: Éste.

Mitch: ¿El dedo?

Curly: Una cosa – sólo una cosa. Nos atenemos a eso y el resto no significa [nada].

Mitch: Pero, ¿qué es esa «una cosa”?

Curly: [sonríe] Eso es lo que tienes que descubrir.

Al igual que con Mitch, la mayoría de la gente encontraría esto desconcertante. ¿Cuál es la única cosa? ¿Dónde vamos a encontrar ese tipo de información? Esta es la pregunta de la era. Los hombres han escalado montañas, investigado un sin número de antiguos pergaminos, ido a la guerra, creado e interpretado rituales, y la lista sigue, por obtener la respuesta.

Echemos un vistazo a otro intercambio en relación con la «una cosa» – esta vez de la Biblia.

Lucas 10: 38-42: «Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.»

María escogió disfrutar de la visita de Jesús. Estaba escuchando sus enseñanzas y había comprometido su vida a Él. Obviamente, ella iba a sacar el máximo provecho de Su presencia.

Muchas personas en su lecho de muerte son presa del pánico y claman por la respuesta a la única cosa. Confusos, desconcertados, y buscando desesperadamente, se dan cuenta de que sus actividades terrenales han llegado con las manos vacías. La búsqueda de las cosas materiales (casa, coches, gran pantalla de televisión, vacaciones, etc), y los actos (desviación sexual, las drogas, el alcohol, la codicia, pensamientos impuros, mentiras, etc), no han llenado el vacío en sus vidas. Mientras la vida avanza, esta búsqueda se hace más como una enfermedad, se cuece con el tiempo y muestra su desequilibrio con síntomas emocionales como la soledad, la tristeza, la depresión, la ansiedad y la ira… todo esto conduce a una eventual desesperación.

Al mirar más a fondo en el pasaje anterior y las enseñanzas de Jesús, la respuesta a la única cosa está muy clara. Es vivir una vida comprometida con Jesucristo.

Para aquellos que no tienen una relación con Jesús: Si eres honesto contigo mismo sabes que hay un Dios en el Cielo y que has pecado contra Él. Esto lo sabes gracias a tu conciencia. La definición de conciencia es «con conocimiento». – Dios te creó para tener conocimiento del bien y del mal. Has pecado contra el Dios Santo. Él, que es Perfecto, Santo, Justo y Amoroso, ha enviado a su Hijo, Jesucristo, como sacrificio por el pecado. Tú has roto su norma santa y hay una penalización a pagar. Romanos 6:23 dice claramente esta pena, «La paga del pecado es muerte». La muerte es la separación de Dios en el infierno. «El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.» No esperes hasta que el daño esté hecho y sea demasiado tarde. Humíllate y voltea hacia Dios. Pon tu fe en Jesucristo para salvarte, y sé su seguidor. De esta manera Dios te dará la verdadera paz y eliminará el dolor y la angustia.

Para el creyente en Cristo, «una cosa» se encuentra dentro de Mateo 22: 37-40 – Hemos de amar a Dios con todo lo que somos y amar a nuestro prójimo de la misma manera. Una buena guía para este pasaje es la siguiente – Versículo 37: 1) Alaba y Adora a Dios. 2) Lee la Biblia todos los días – varias veces al día. 3) Ora con fervor. El versículo 39: 4) Ten comunión con otros creyentes y 5) Busca a los perdidos y lastimados, comparte tu vida, y comparte el Evangelio. Esta búsqueda trae equilibrio en nuestras vidas.

Cuando nuestra vida aquí en la tierra esté por terminar, debemos mirar ansiosamente al cielo, a la espera de estar en la presencia del Señor. Mi esperanza es que usted encuentre  esa una cosa que lo completará y le traerá alegría.

Mitch buscó la única cosa que podría ser cualquier cosa, y terminó siendo ninguna cosa. Busca al Único y la vieja pregunta de la vida será contestada.

Búscale a fondo, anima y comparte todos los días,
Stephen Spivey

Instigador de Esperanza
www.arelentlesspursuit.org
Contactar por Facebook
Seguir en Twitter
 
 
* Horario de Correo electrónico: Se revisa y responden dos veces al día – 11:00 am y 4:00 pm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Newsletter

css.php
error

Enjoy this page? Please spread the word :)

Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS