¿Estás relacionado con Pancho Villa?

800px-Pancho_Villa_bandolier ready compressed

 

 

Una vida como fugitivo

El célebre fugitivo y revolucionario Pancho Villa era un enigma.  Por un lado era un revolucionario, pero por el otro era un ladrón y un asesino. Incluso durante la revolución, sus actos eran verdaderamente cuestionables. Los crímenes no permanecen sin castigo y el viernes 20 de julio de 1923, Villa quedó atrapado en su estilo de vida y fue asesinado en las calles de Parral, México.

Al parecer muchas personas creen que están relacionados con alguien famoso o célebre hoy en día. La genealogía se ha convertido en una fascinación enorme para las personas que desean saber con quién están relacionados y de dónde vienen. Es sorprendente, pero ¿sabías que estás relacionado con Pancho Villa?  Hechos 17:26 dice “De un solo hombre (Adán) creó [Dios] todas las naciones de toda la tierra…” Y al venir de Adán, nacemos en pecado – Romanos 5:12, “Cuando Adán pecó, el pecado entró en el mundo. El pecado de Adán introdujo la muerte, de modo que la muerte se extendió a todos, porque todos pecaron.»  Tú estás en la misma categoría que Villa, un fugitivo y un pecador.

¿En verdad eres un pecador?

¿Alguna vez has mentido? (Un estudio de la Universidad de Massachusetts afirma que la persona promedio miente cuatro veces al día, aun cuando Dios dice que todos los mentirosos tendrán su lugar en el lago de fuego.) ¿Alguna vez has robado algo pequeño o mirado a una persona con lujuria? ¿Has utilizado el nombre de Dios en vano? ¿Te has enojado extremadamente con alguien? (Ante los ojos de Dios, es lo mismo que el asesinato.) Si respondiste sí a cualquiera de estas preguntas, entonces estás en la misma categoría que Villa, un infractor y un pecador.  Y estos pecados no te permitirán entrar Cielo. Nos estamos basando en las Normas Santas de Dios, los Diez Mandamientos y sólo hemos mencionado cinco de los diez. Santiago 2:10 dice que si rompes sólo uno de los mandamientos, eres tan culpable como el que las desobedece todas. En Romanos 6:23 dice que la paga del pecado es muerte, una separación eterna de Dios, en el infierno. Infierno es una palabra desagradable, pero es un lugar muy real. En la Biblia, Jesús habla más sobre Infierno que sobre el Paraíso. Esto debe ser un indicador real de que estamos en un grave problema y que debemos tener cuidado de cómo nos movemos.

¿Estás listo para las buenas noticias? Romanos 5:17 dice, “Pues el pecado de un solo hombre, Adán, hizo que la muerte reinara sobre muchos; pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su justicia, porque todos los que lo reciben vivirán en victoria sobre el pecado y la muerte por medio de un solo hombre, Jesucristo.» Esto es lo que Jesús hizo por nosotros hace 2000 años: Un salvador sin pecado bajó del cielo en forma humana, para ser nuestro sacrificio y darnos una segunda oportunidad. Él murió en la cruz para perdón de nuestros pecados (I Pedro 2:24) y se levantó al tercer día para mostrar que Él es Dios. Ésta es la mayor forma de amor (Juan 3:16). El único requisito es dejar atrás tu vida pasada (pecado) y dirigirse a Dios (Hechos 3:19). Éste es el arrepentimiento y es obligatorio para entrar al cielo.

La Gracia de Dios, tu opción

Gracias a la misericordia de Dios tenemos esta maravillosa oportunidad, a través de su amor infalible. Es claro que hemos pecado y no vivimos de acuerdo con Sus rectas normas. Aun así, Dios nos ha proporcionado ayuda divina que no merecemos. Esto es la gracia. Piensa en dónde estás ante nuestro Santo Dios. No elijas ser como Pancho Villa y deja atrás tu «manera de vivir» alejada de Dios. Finalmente, nosotros sabemos que tenemos un Dios y que no hemos cumplido Sus Normas Santas. Te ha seguido con un amor eterno y está listo y esperando que te arrepientas y voltees hacia Él. ¿Cómo seguirás?

Debes saber que Dios te ama (Juan 3:16). Humíllate. Arrepiéntete de tus pecados (Hechos 3:19). Pon tu fe en Jesucristo como único medio para salvarte y conviértete en su seguidor.

Este encuentro no fue una casualidad, sino ordenado por nuestro Dios Santo.

Stephen John Spivey

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Newsletter

css.php
error

Enjoy this page? Please spread the word :)

Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS