El amor de Dios se extiende hacia nosotros … en todo momento.

Antes de nacer – Jeremías 1:5, «Antes que te formase en el vientre te conocí…»

En nuestro pecado – Romanos 5:8, «Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.»

A través de nuestro dolor – Salmo 34:18, «Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu.»

En todas las cosas – Sofonías 3:17, «Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.»

Él siempre ha estado ahí para nosotros y nunca se irá. Él es inmutable, incesante, y comprometido contigo, y tú estás en sus pensamientos. Eso es amor.

Seamos recíprocos al ser obedientes y buscarle con todo lo que somos.

Mateo 22:37-40, «Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Please follow and like us:
error

Newsletter

css.php
error

Enjoy this page? Please spread the word :)

Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS