Compasión – Un deber para todos los creyentes

compassion war

 

El refrán: El «_____hace _____ » es bastante pegadizo. He interpretado la versión Forrest Gump de este dicho en algunas ocasiones, cuando regresando a casa de hacer las compras,  en vez de hacer tres viajes, decido cargar con 20 bolsas a la vez. Esa imagen soy yo demostrando que el estúpido hace estupideces. Inserta  tu caída favorita estilo Mr. Bean – cayendo por las escaleras, tropezando con el perro (s) o mis pies – suele ser mi final cómico.

Creo que nosotros, como creyentes, podemos aplicar esto mismo a nuestro caminar en la fe. Podemos insertar santo, amoroso, dar, servir, y una multitud de otros verbos a la frase, para describir cómo nuestra fe debe ser demostrada aquí en la tierra. Pero, hoy en día, me gustaría que nos concentráramos en la compasión.

El compasivo se muestra compasivo

Compasión: un sentimiento de profundo pesar y dolor por el otro que está siendo afectado por la desgracia, y está acompañada por un fuerte deseo de aliviar el sufrimiento del otro.

Jesús es nuestro mejor ejemplo de compasión.

Mateo 20:34: “Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Movido a compasión, Jesús les tocó los ojos; e inmediatamente recobraron la vista y lo siguieron.”

Mateo 20:34 “Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.”

Jesús siendo Dios, también era un ser humano con emociones humanas. Tenía días difíciles. En Mateo 14, Jesús acababa de recibir la noticia de que Juan el Bautista, aquella persona que lo conocía mejor, había sido asesinado por el lujurioso rey Herodes para cumplir una promesa de pecado.

Mateo nos dice cómo Jesús reaccionó: “Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado;…” (Mateo 14: 13a)

La mayoría de nosotros hemos experimentado algo trágico de la vida – una enfermedad, la traición, la pérdida del empleo, la pérdida de un ser querido – esto es parte de la vida. Es natural que nosotros queramos estar solos con Dios para procesar lo que ha sucedido. Creo que esto es lo que Jesús quería.

Pero la gente era implacable y no se lo permitieron. Mateo nos dice…

… y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades. (Mateo 14: 13b)

Jesús pudo haber evitado fácilmente el pueblo, pero la Biblia nos dice cómo Jesús respondió: Y al desembarcar, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos y sanó a los enfermos. (Mateo 14:14)

Al igual que con todo su ministerio, Jesús estaba siendo un ejemplo. En los momentos difíciles – veces cuando estaba cansado, ridiculizado, entristecido, acosado, perseguido – Jesús fue siempre amoroso y compasivo… Todo el camino a hasta la cruz.

Más temprano, en Mateo, Jesús dijo: » Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.». (Mateo 9:12,13)

Jesús deja claro que no sólo que Dios tiene compasión por los pecadores y los que sufren, sino que Él desea que tengamos esa misma compasión. Incluso cuando estamos experimentando las dificultades de la vida, debemos ser compasivos. Él quiere que seamos más suaves, más flexibles, y utilizables.

Usemos nuestras experiencias de vida para ministrar  a los enfermos, a los lastimados, y los necesitados… todo el tiempo compartir el Evangelio que salva vidas.

El compasivo se muestra compasivo.

Stephen John Spivey 

Instigador de Esperanza 

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Newsletter

css.php
error

Enjoy this page? Please spread the word :)

Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS